¿Por qué los niños tienen accidentes?

Los niños son vulnerables a accidentes como caídas, resbalones y tropezones, debido a que constantemente están distraídos en sus propios intereses y se vuelven ajenos a su entorno. Además, no son conscientes de las consecuencias de muchas situaciones nuevas que enfrentan a diario. Por ejemplo, jugar rudo, subir o bajar escaleras o brincar.

El grupo de mayor riesgo son los niños menores de cuatro años, que tienen la mayor cantidad de accidentes, principalmente de quemaduras y escaldaduras, así como intoxicaciones y accidentes por ingestión. Además, hay datos que demuestran que los varones tienen más probabilidades de tener accidentes que las niñas.

¿Por qué tienen accidentes?

Aquí algunos motivos que contribuyen a que los niños tengan un mayor número de accidentes:

Baja estatura

Esto evita que un niño vea por encima de un obstáculo, o sea visto por un adulto.

Curiosidad

La curiosidad y el espíritu de aventura pueden llevar al niño al peligro. Cuando un niño corre – o gatea -, se abre la posibilidad de diversos accidentes. Un grupo de niños curiosos, desesperados por explorar el mundo, requieren de vigilancia constante y un trabajo previo de prevención que aminore los riesgos de accidentes.

También lee: Las quemaduras más frecuentes en guarderías

Juego rudo

Los niños son particularmente propensos a ir al límite de sus habilidades, especialmente entre amigos. Muchos accidentes son causados ​​por juegos bruscos que implican empujar y luchar.

Estrés

Las tensiones en el hogar y los trastornos emocionales causados ​​por el temperamento, los celos y la excitación excesiva pueden hacer que un niño corra ciegamente al peligro. Incluso podría hacerlo de manera consciente para buscar atención.

Inexperiencia

La interpretación de una situación por parte de un niño puede ser inadecuada, por ello, los adultos a cargo de los pequeños deben ser conscientes de no esperar demasiado de ellos. A temprana edad, están explorando y conociendo sus limitaciones y los riesgos de situaciones como correr en piso mojado, acercarse a recipientes con líquidos calientes, correr sin mirar al frente, bajar las escaleras corriendo, y muchas otras situaciones.

Supervisión inadecuada

Los niños necesitan supervisión constante. Los medicamentos, las píldoras y las sustancias tóxicas deben guardarse bajo llave.

Toma en cuenta que la mayor cantidad de accidentes ocurren en el área de juegos y en el comedor, pero los más graves suceden en la cocina y en las escaleras. Supervisa constantemente que no existan factores de riesgo en estas zonas, por ejemplo, baldosas sueltas o rotas, estantería que pueda ser jalada por los pequeños o la falta de una reja que obstruya el paso a las escaleras.

Fuente: Royal Society for the Prevention of Accidents

error: Contenido Protegido
//]]>