Mantén una buena higiene en el cuidado infantil

higiene infantil

Tener una correcta higiene en los centros de cuidado infantil es esencial. Con tantos niños en la misma área, es importante detener el riesgo de infección cruzada entre ellos y con los adultos.

Todos los centros de cuidado infantil deben poder demostrar buenos estándares de higiene para minimizar la propagación de alguna infección, esto es un factor esencial para los padres de familia cuando están en la búsqueda de guardería para sus hijos. Tómalo en cuenta.

Pero no es un tema exclusivo de guarderías, aquellos familiares que tienen a su cargo el cuidado de algún niño, también pueden contribuir a las buenas prácticas enseñándoles reglas simples de higiene en el hogar y apoyando a sus pequeños a continuar estas prácticas mientras están bajo su cuidado.

También lee: Previene resfriados y gripe en tu guardería

¿Por qué es tan importante la higiene en el cuidado infantil?

Piénsalo, todas las actividades en un centro de cuidado infantil se basan en explorar, tocar, ir de un lado a otro, compartir juguetes, crayones, tocar muebles, libros, alimentos y utensilios para comer. Este alto grado de contacto físico es el ambiente perfecto para propagar enfermedades infecciosas. Por lo tanto, es esencial mantener un ambiente lo más higiénico posible.

Lavado de manos: un básico

El método más efectivo y simple para reducir la propagación de la infección es lavarse constantemente las manos con agua y jabón. Si a los niños se les enseña este hábito, les harás un gran favor a ellos y a quienes los rodean.

También lee: ¿Qué tan limpia está la cocina de tu guardería?

Además del lavado de manos, existen otros métodos de higiene que se pueden implementar. Por ejemplo:

  • Fomentar en los niños las reglas básicas de higiene, como cubrirse la boca al toser, no compartir alimentos o bebidas, usar pañuelos desechables cuando tienen un resfriado, etc.
  • Promover entre los cuidadores el lavado de manos o uso de gel antibacterial después de ir al baño, de cambiar pañales, de manipular a los niños y el equipo utilizado.
  • Limpiar y desinfectar regularmente juguetes y equipos
  • Mantener prácticas estrictas de higiene en áreas como cocinas, baños, áreas de descanso y de juego.
  • Apóyate en los padres de familia para reforzar los hábitos de higiene en casa.

Siguiendo estas recomendaciones lograrás disminuir las posibilidades de propagación de gérmenes y enfermedades. Padres e hijos te lo agradecerán.

error: Contenido Protegido
//]]>