¿Guardería o cuidado en casa?

guarderias_casa

Una de las decisiones más importantes y difíciles para los padres, cuando regresan al trabajo, es quién debe cuidar a los hijos. Te mostramos las ventajas de una guardería, pero también los beneficios que aporta mantenerlos en casa bajo el cuidado de un familiar.

Las ventajas de una guardería

1. Socialización e independencia

Estar en una estancia infantil o guardería, les permite a los niños tener más oportunidades para socializar y afirmar su independencia, simplemente porque tienen más pares.

Esta socialización también ayuda a desarrollar sus habilidades lingüísticas, su resolución de problemas, les permite poner en práctica su tolerancia, empatía y básicamente su desarrollo general.

2. Un ambiente estructurado

Las guarderías brindan un entorno más estructurado, en el que los juegos, las siestas, los cambios de pañales y la alimentación se realiza conforme a horarios programados, en lugar de adaptarse a las preferencias de cada niño o las actividades del adulto a cargo de su cuidado. Esto les ayudará a tener una mejor organización de su tiempo y estructurar su día de una mejor manera.

3. Juegos didácticos

Las guarderías tienen un programa educativo y lúdico que ayuda a los niños, de acuerdo a su edad, a desarrollar habilidades y conocimiento. Además, cuentan con más espacio y equipamiento de juegos.

4. Mejor preparación

Los expertos afirman que un niño que ha estado en guardería está mejor preparado (académica y emocionalmente) para la primaria.

Lee también: Qué debe tener una guardería segura

Cuidado en casa

Tener a los niños pequeños en casa, bajo el cuidado de un familiar o nana, también tiene beneficios:

1. Flexibilidad y ahorro

El cuidado familiar tiende a ser más flexible en cuestión de horarios ante imprevistos laborales o de alguna enfermedad del menor. Recuerda que hay guarderías que no permiten que los niños acudan si están enfermos.

Además, el pago que se le hace al cuidador en casa suele ser menor a los costos de una guardería.

2. Un ambiente más relajado

Al estar en un entorno hogareño, la atención suele ser más relajada. Hay más libertad cuando se trata de horarios y programas de actividades. Aunque se debe tener cierto cuidado y control para que el desarrollo de los niños no se frene.

3. Atención personalizada

Tanto los padres como el pequeño pueden sentirse más tranquilos pues el familiar se adaptará a gustos y preferencias en el cuidado e incluso en la alimentación. Hay padres que prefieren evitar ciertos alimentos por creencias culturales o hábitos de alimentación. 

4. Menos exposición a enfermedades

Más niños, más gérmenes. En una guardería hay más probabilidades de que el niño se contagie continuamente, mientras que, en casa el ambiente está controlado y están menos expuestos a enfermedades.

La decisión sobre el tipo de atención que deseas para tu hijo dependerá de tus necesidades y preferencias. Para tomar la mejor decisión, revisa las guarderías que estás considerando y haz preguntas sobre el cuidado de tu hijo, los programas que ofrecen y su reglamento. Aquí te sugerimos algunas preguntas clave que debes hacer a la guardería.

error: Contenido Protegido
//]]>