Guarderías, sitio clave para identificar malos hábitos alimenticios

De acuerdo con autoridades de diferentes guarderías subrogadas de la delegación michoacana del IMSS, se han identificado que hasta 60% de las familias de los pequeños que atienden, tienen malos hábitos alimenticios. Esto gracias al protocolo de ingreso.

“Se hace una historia alimentaria para conocer los hábitos en casa y, si vemos alguna alteración en ellos, se les da recomendaciones a los papás (…) Las más frecuentes es sobre variar el consumo de frutas y verduras, disminuir el consumo de azúcar”, dijo en un encuentro con medios de comunicación Irma Núnez, jefa delegacional de salud en el trabajo, prestaciones económicas y sociales.

De acuerdo con la funcionaria, están trabajando con los papás para que se familiaricen con la alimentación que se da en las guarderías y lleven esos hábitos en casa.

Sin duda, este trabajo en conjunto entre escuela y familia, es una excelente iniciativa para tener niños más saludables y disminuir las alarmantes cifras de obesidad infantil que nos colocan como el país número uno del mundo con este padecimiento, pues según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), tres de cada diez niños mexicanos padecen obesidad.

Además, una publicación de los resultados del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) ha revelado que en la dieta de los niños y adolescentes mexicanos de entre 5 y 15 años predomina el azúcar y la grasa.

Trabajo en equipo

Las guarderías subrogadas del IMSS cuentan con 40 menús aprobados para realizar diversas combinaciones.

Desde 2016, el IMSS cambió los menús de sus guarderías para que los desayunos, comidas y meriendas sean sanos, variados y suficientes. Sustituimos grasas saturadas por grasas sanas como cacahuate y aguacate y eliminamos bebidas azucaradas para ofrecer solo agua simple. Sus platillos contienen productos más nutritivos como granos integrales, más frutas y verduras.

Para que los niños tengan una mejor alimentación es importante la participación de los padres, pues los pequeños comen lo que los adultos preparan, de ahí la importancia de que conozcan alimentos naturales, que formen el sentido del gusto y reflejen la identidad culinaria de su familia.

Conoce los menús autorizados por el IMSS

Ideas para involucrar a los padres en la salud escolar

  1. Puedes armar un concurso culinario papás e hijos. Anímalos a preparar un menú de los aprobados por el IMSS y presentar fotos. El más votado gana un reconocimiento.
  2. Invita a los papás a compartir recetas nutritivas para el grupo. Así se motivarán a crear nuevas recetas y mejor balanceadas.
  3. Elige un alimento de la semana y trabaja con los niños dentro y fuera del salón sobre sus beneficios, ¿cómo? Pídeles apoyo a los papás para preparar de diversas formas y combinaciones el alimento de la semana.
  4. Comparte en el pizarrón de la entrada o por correo electrónico un menú semanal, con el tiempo estimado de preparación. Motívalos mostrándoles lo sencillo y rápido que puede ser preparar comida balanceada.
error: Contenido Protegido
//]]>