Qué debes hacer frente a las alergias

Las alergias pueden ser desencadenadas por alimentos, medicamentos, picaduras de insectos, polen u otras sustancias.

Aunque la mayoría de las reacciones no son graves, aquellas que evolucionan pueden ser potencialmente mortales y requieren atención médica inmediata. Aprender a identificarlas y actuar oportunamente es la mejor manera de cuidar a los pequeños de tu guardería. Te decimos cómo.

El primer paso es saber identificar una alergia y su nivel de gravedad:

Alergias medias

  • Enrojecimiento de la piel
  • Ligera hinchazón
  • Congestión nasal
  • Estornudos
  • Ojos llorosos con picazón
  • Protuberancias rojas (urticaria) en cualquier parte del cuerpo

Alergias graves

  • Hinchazón de la boca o la lengua.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Sibilancias o dificultad para respirar.
  • Dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea.
  • Mareos o desmayos.

Qué hacer

Una vez que detectaste que se trata de una alergia ponte en  contacto con el médico de la guardería para que con su asesoría remota te indique el procedimiento médico a seguir. En caso de ser una alergia grave, además de llamar al médico para la primera asistencia, comunícate con los padres y con los servicios de emergencia correspondientes.

También lee: Cómo prevenir y aliviar alergias primaverales.

Piensa en la prevención

Evita que los niños ingieran o estén en contacto con sustancias altamente alérgenas. Ten en tu botiquín médico un antihistamínico oral para que en caso de que el médico lo indique puedas suministrarlo desde el primer momento.

No olvides tener actualizada la ficha médica de los niños, en la que se indican alergias y padecimientos.

Diferencia entre alergia y resfriado

Por último, te damos estos consejos. Un resfriado es una infección causada por un virus, mientras que las alergias son la reacción del sistema inmune a una sustancia. Debido a que las dos afecciones causan síntomas similares, como congestión nasal y estornudos, pueden confundirse.

Probablemente es alergia si:

  1. El moco es claro o acuoso. Y permanecerá limpio, en lugar de volverse espeso como cuando se trata de un resfriado.
  2. Picazón en los ojos. Es raro este síntoma en gripes.
  3. Has tenido “resfriado” por más de una semana. Por lo general, un resfriado desaparece entre siete y 10 días, pero las alergias pueden durar varias semanas.
error: Contenido Protegido
//]]>