Venciendo el temor a las vacunas

Las vacunas protegen a los niños contra diversas enfermedades. De acuerdo al esquema de vacunación del país, los pequeños acumulan cerca de 20 vacunas para cuando tienen cuatro años; y aunque la mayoría de ellas las reciben previo a los dos años, edad en la que aún no recuerdan el dolor, los pequeños en etapa preescolar sienten angustia y temor al escuchar la palabra inyección, cuando están por completar su cartilla de vacuas.

Te damos algunos consejos para ayudarlos a enfrentar este momento, justo ahora que estamos a unos cuantos días de que inicie la primera semana de vacunación.

  1. Mantente sonriente y positivo. Tu actitud y apariencia es más importante de lo que te imaginas. Si haces una mueca o estás tenso, los niños también se sentirán ansiosos.
  2. Practica la sensación de dolor. Haz simulaciones de cómo se siente una inyección. Esto ayudará a los pequeños a familiarizarse. Pueden hacer ejemplos en los que ellos mismos se pellizquen con las uñas o con alguna pinza. Unos minutos más tarde reflexionen sobre la sensación y recuérdales que es así lo que sentirán cuando sea necesario inyectarlos.
  3. Sé honesto. La verdad puede causar preocupación, pero mentir hace que los niños desconfíen de ti. Evita decir que las inyecciones no duelen, genera un entorno de confianza con frases como “Puede doler, pero estaré aquí contigo, y si duele, el dolor solo durará un momento”. Recuérdales la sensación durante los ejercicios de pellizcos.
  4. Jueguen al doctor. Es importante que los niños se familiaricen con el papel de lo médicos como algo positivo. Explícales mediante juegos la importancia de estos profesionales y cómo las visitas pueden ser divertidas. Por ejemplo, podrían llevar su muñeco preferido también a la consulta para que el médico lo revise. Familiarizarlos también con los botiquines médicos, que incluyan jeringas los ayudará a evitar la sensación de temor al tenerlos enfrente durante una vacuna.
  5. Distracciones. Cuando llega el momento de la inyección, tener un punto de distracción ha demostrado que reduce el dolor y la ansiedad asociados con las agujas. Los bebés y niños pequeños pueden distraerse con canciones, historias o jugando con un juguete pequeño. Los mayores responden bien a ver videos o escuchar historias o música.
  6. Después de la vacunación. Considera una recompensa. Un aplauso, una pequeño caramelo o juego puede ayudar a aliviar el dolor y reconoce la valentía de una manera positiva.

También lee: Cómo prepararte para la semana de vacunación. 

Ya viene la semana de vacunas

Recuerda, la Primera Semana Nacional de Salud 2018 se llevará a cabo del 17 al 23 de febrero. Se aplicará la vacuna Sabin contra la polio a niños de 6 a 59 meses de edad.

error: Contenido Protegido
//]]>